lunes, 29 de junio de 2015



nos decimos montones de cosas bonitas,
pero la verdad es que tenemos miedo.
los sabemos nos conocemos bastante bien,
buenos al menos pronunciamos bien nuestro nombres.

cuando quiero dormir  tu nunca estas cerca,
no importa el momento nos volvemos distantes
me gustaría sentirme un poco cerca, pero,
no hay manera de ser distintos, lo sabes.

el hambre, un estomago imponible de satisfacer,
no puedo detenerme si me quiero llenar.
no hay nadie cerca y solo quiero comer un poco de calma real,
el momento en que me siento mal, no hay ningún cuerpo que tocar,


justo cuando se que alguien me va a golpear,
 lo primero que se hinchan son mis ojos.


lo seguiremos intentando, de un modo seguro,
de un modo lleno de luz, de manera amigable
no hay ningún otro detrás de mi espalda,
no existe otra distracción delante de ti.

tus manos son como sables,
mis pies son picos de aves,
la mutación esta en nuestro ganes,
no es lo que queremos, pero nos enamora y lo llamamos inevitable.









1 comentario: