jueves, 24 de diciembre de 2015


que no ser impresionante sea el punto de partida,
así como la pena un punto de encuentro,
me entrego al apretón de manos que la decadencia me da,
porque ella si que sonríe y sabe convencer.

tantas veces escuchando oscurecer.
dándole poder a pequeñas voces.


unas pocas veces volverse sordo y audaz.
que el fluir de tiempo sea una fuerza.


que no re-pensar las cosas sea el segundo paso,
así como la inconsciencia una cualidad.
me dejo tocar intensamente por la intriga,
porque me hace sentir lo dulce que es perderse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario